Un día extraño, perfecto para pensar…

Deja un comentario

En el fondo se escucha “I Want You” de Kings Of Leon, en mi cabeza escucho el ruido de decenas de pensamientos sin procesar… Un día tan extraño ha resultado ser hoy. Sinceramente espero que mañana sea diferente. ¿Qué tiene de malo el día de hoy? Pues, la verdad, nada, sólo que deseaba que fuera distinto.

Nada como el fallecimiento de una persona para ponerme bastante pensativo. Más

Anuncios

¿Cómo lo puedo hacer?

Deja un comentario

Me sugieren que le dé tiempo al tiempo, mas no lo puedo hacer. La idea, el pensamiento me come desde adentro, tengo un nudo en la garganta, no puedo respirar, mi corazón se acelera, ¿qué hago? ¿Me quedo quieto mientras siento como muere una parte de mí? No, no encuentro eso una opción válida y/o razonable. ¡Quiero una justificación lógica! ¿Es mucho pedir?

“Dale tiempo al tiempo”, en ese relajo muero por dentro; pensar en aquello que me duele va matándome, lento pero seguro. Irónico, ¿no es así?

Ironías de la vida: mientras muero, estará divirtiéndose por ahí, mientras muero estará experimentado por ahí, mientras muero va a vivir… Quizás no muera, pero sí deje de vivir… La vida es un tremendo joder, ¿o no?

¿Qué hacer? ¿Qué no hacer? Supongo que no son las preguntas, creo que la pregunta es: ¿cómo hacer lo que quiero hacer? Si las tres son igualmente válidas e importantes, pues me jodí, porque ya tengo suficientes problemas con una, ¿te imaginas con tres?

Reflexionar, filosofar, no me queda otra cosa…

¡Déjà vu!

Racionalizando…

Deja un comentario

Tengo un tiempo que pienso en la muerte… No es porque creo que voy a morir, sino porque no sé que es lo que hay después de allí y eso me aterra. Supongo que es una de las grandes incógnitas del mundo…

¿Por qué Dios nos dió la capacidad de estar concientes de que estamos vivos? Supongo que lo hizo para hacernos entender que estamos aquí por un tiempo finito y que we have to make the most of it. Supongo que eso es lo que nos diferencia de los animales, que somos un ser conciente.

¿Qué hay después de la muerte? Bueno, supongo que si crees, entonces está el cielo y el infierno y, si no crees, pues tu cuerpo simple y llanamente se convierte en pupú.

A medida que escribo esto me doy cuenta de que la cura para no tenerle miedo a la muerte, no es riéndote en su cara (aunque puede ser que te ayude), sino que viviendo de una manera que cuando te toque, no tengas mucho de que arrenpentirte. Suena bien, ¿no?

Racionalizar cosas como la vida y la muerte, es como pensar por qué la jalea y es jalea y la mantequilla de maní es mantequilla de maní; ahora pienso que es porque sí, /sigh…

Hay muchas cosas que en la vida no tienen sentido, otras que sí, otras que todavía no tienen respuesta, pero debemos agarrar al toro por los cuernos y ¡darle pa’llá!

Me pregunto si es que la gente no tiene miedo, porque no puedo ser el único, es más, me niego a ser el único :P.

Creo que tenía que compartir eso…

A %d blogueros les gusta esto: