Otro año que pasa… ¿Qué aprendí?

Deja un comentario

Ya se fué el 2009 y vino el 2010. ¡Qué emoción! No creo que todo deba ser fiestas, fiestas, fiestas y más fiestas sin pensar en lo pasado y ver qué podemos hacer para que nuestro futuro sea mejor y más claro. Supongo que esa oración no es muy alentadora y parece bastante aburrida, sin embargo, hemos de reflexionar sobre el pasado para que no nos ocurra lo mismo. Creo que no eres masoquista, ¿o sí?

No me digas que en el 2009 no tuviste problemas, porque de ser así no deberías de leer esto (es que no eres normal :P). Los problemas son una necedad de la vida, cuyo propósito es hacernos madurar, suponiendo que estemos dispuestos a aprender de ellos, si no es así, pues son, literalmente hablando, una jodienda de la vida, diseñados para fastidiarnos. Dejando a un lado todo el pesimismo, ¿no te agrada la idea de madurar?

Madurar… Pasar de plátano verde a plátano amarillo (banana, banano)… Parece un proceso, una travesía, una aventura del otro mundo; una meta a millones de años luz (un año luz no es una unidad de tiempo, sino de longitud; sería, por lo tanto, incorrecto decir, por ejemplo, que la supernova X explotó hace 1.500 años luz)… Algo definitivamente muy abstracto.

Muchas veces mi ex-novia me dijo que debía de madurar, mas no entendía en su totalidad que quería decirme con eso. ¿A qué carajos se refería cuando me decía que debía actuar de manera madura en determinadas ocasiones? ¿Qué es madurar? ¿Es necesario?

Cuando pienso en madurar, lo primero que me llega a la cabeza es “hijo’e puta…”, pero tengo que pensar un poco para poder darte mi propia definición…

*Luego de pensar un poco…*

La Real Academia Española define madurar como “Adquirir pleno desarrollo físico e intelectual”. Ok, ¿con qué se come eso?

Madurar es un proceso; un proceso en el cual uno debe reflexionar, ¿sobre qué? Cualquier tema que te intrigue. En esta “travesía”, cualquier tipo de reflexión no hará el truco, puesto que pensar en pajaritos preñados no tendrá ningún efecto en nuestra vida.

Este proceso es sobre la vida de cada uno; madurar es buscar respuestas a nuestras preguntas, ¿qué quiero ser?, ¿quién quiero ser?, ¿quién soy?, etc., es ver en nosotros mismos lo que no queremos ser y trabajar desde ahí… Lamentablemente NO podemos madurar sin antes reflexionar…

Entonces, ¿qué es madurar? Es un proceso de reflexión, cuyo propósito es encontrarnos y reencontrarnos.

En este año, muchas de mis entradas han sido sobre madurar, sobre los problemas, sobre la vida… Y parece que este no difiere mucho de aquellas “molestas” entradas. Sin embargo, a mi mente llega esta pregunta:

¿Qué es la vida sino incontables oportunidades para madurar, para encontrarnos?

Tengo una firma creencia que no debemos de vivir la vida arrepintiéndonos de lo que pudiera ser, debemos vivir la vida tratando de ser todo lo que pudiéramos ser. La vida es un camino, y como tal todo lo que se desarrolla en ella conlleva una serie de pasos y con cada paso que damos tenemos una nueva oportunidad para crecer y estar más cerca de quien queremos ser…

¿Qué aprendí…?

Nunca es tarde para encontrarte, para tratar de ser todo lo que puedes ser. Reflexiona, no te mata; lo único que puedes perder son los problemas.

Anuncios

Un desahogo sobre mi país: República Dominicana

Deja un comentario

Cuando voy a escribir una entrada, normalmente, pongo el título primero, pero no tengo idea de lo voy a escribir, supongo que es una especie de desahogo, nada en específico, sólo hablar.

Hay veces que pienso que muchas cosas de nuestro mundo no tienen sentido, puede ser que soy demasiado crítico, sin embargo hay otras que sí merecen ser criticadas…

Con frecuencia me molesto con el sistema político de mi país, pues tenemos el potencial de ser un país líder en el turismo, empero la corrupción, del gobierno y los organismo estatales, hacen de esta una tarea imposible. Tenemos una rica historia y una colorida cultura, playas, montañas, ríos, tenemos de todo, pero desarrollamos e invertimos dinero en todo menos en un sector que puede movilizar toda la economía nacional, no hay que ser un genio para dase cuenta de esto, ¿o sí?

Este sector tiene la capacidad de mover millones de pesos, generar miles trabajos y, si se desarrolla de una manera ecológica, puede ayudar a preservar el medio ambiente, entonce ¿por qué no hacerlo? Porque no tenemos la capacidad de ver que el nosotros es más importante que el yo, porque no comprendemos que aquello que beneficia al país, nos beneficia a todos…

Espero en Dios que maduremos y salgamos de todos estos neo-caudillos que no permiten que nuestra esconomía, nuestro país se desarrolle.

Pero no dejemos a un lado la importancia de la educación en el desarrollo de una nación.

Lamentablemente, la cantidad de dinero que se invierte en educación no es suficiente para salir de la ignorancia.

Considero que la educación es importante puesto que en ella descansa la integración de la sociedad, puesto que al darle las herramientas, a las personas de clase baja, ellos podrán ser parte del motor de desarrollo del país en lugar de esperar por un milagro de la creación.

La educación a desarrollar es una que motive la superación personal, en todos lo sentidos, puesto que en nosotros descansa el desarrollo, tanto individual como el nacional. Educarnos e invetir en áreas que generen dinero y trabajo es la solución.

No soy experto, sin embargo, considero de extrema importancia estas dos “componentes” para que nuestro país se desarrolle.

A %d blogueros les gusta esto: