Si vas a jugar un juego nuevo, asegúrate de aprender las reglas antes de parecer un idiota.

Fue la lección que aprendí este fin de semana. No es malo (exceptuando el parecer un idiota), ya que me brindó la oportunidad de aprender algo nuevo, sin embargo, por más idiota que uno aparente, no hemos de perder el ánimo, pues queda en cada uno de nosotros seguir practicando aquello queremos sin importar cuantas veces nos equivocamos, puesto que aprender no es más que reconocer nuestros errores y partir de ahí.

Si quieres lograr algo, hazlo, no importa cuantas veces te confundas, pues en la confusión hay una pista, una idea de como alcanzar aquello que deseas.

Anuncios