En el fondo se escucha “I Want You” de Kings Of Leon, en mi cabeza escucho el ruido de decenas de pensamientos sin procesar… Un día tan extraño ha resultado ser hoy. Sinceramente espero que mañana sea diferente. ¿Qué tiene de malo el día de hoy? Pues, la verdad, nada, sólo que deseaba que fuera distinto.

Nada como el fallecimiento de una persona para ponerme bastante pensativo.

De alguna manera y por alguna razón logré relacionar eso con lo que había escrito en la entrada anterior. Todo lo que existe en este mundo, por definición, nos reciclamos (la masa no se crea ni se destruye solo se transforma), entonces, ¿por qué no podemos crear una sociedad donde todo, TODO, se pueda reciclar? NO me refiero a que sea desechable (es otro tema), sino que al momento de que deje de utilizar, pueda ser empleado en otra cosa. ¿Qué tiene de malo eso? Creo que nada.

Sin embargo, si la sociedad fuese así todos aquellos que han ganado dinero produciendo materiales que no provienen de otros reciclables (porque les sale más barato) no fueran tan ricos como lo son ahora… ¿Qué quiero decir? Lo mismo que parece, estamos como estamos por el monopolio, manipulación por parte de estas personas y por la mentalidad de consumismo que domina al mundo. Patético, ¿no?

No obstante, como siempre, hay algo que podemos hacer: innovar. Pues en la innovación y la buena publicidad está la clave para ir cambiando los hábitos de consumo de las personas, nuevos productos basados en una conciencia verde. No está mala la idea, ¿o sí?

Está en nosotros cambiar, tomar conciencia y actuar. Yo lo hice, ¿qué me dices? ¿Estás dispuesto?

Anuncios