“No te aloques”, fue una de las últimas palabras que me dijo… Creo que serán las que siempre recordaré; supongo que fue una promesa hecha sin haber respondido “te lo prometo”, sólo dije que sí con mi cabeza y justo ahí la historia termina…

¿Divertido? Para nada. ¿Deseaba otro final? Por supuesto. ¿Esperas que la necesidad de estar solo se te quite algún día? Claro que sí. ¿Por qué? Porque nunca había sentido lo que por ella sentí. ¿Te tomarás tu tiempo? Sí, quiero esperar todo el tiempo necesario para no separarme de ella nunca más. ¿Te duele? Como no te lo imaginas.

Hace tiempo que no sentía un nudo en la garganta como el de anoche… Sentía que no podía respirar… Nada simpático… Supongo que lo tendré durante un buen rato… No sé cuanto, sólo sé que durante un buen rato…

Sólo quiero desahogarme… ¿Lo podré hacer? No lo sé. Nada más lo quiero intentar…

Anuncios