Creo que a veces somos masoquistas…

Imagínate esto:

Estás en una situación en que la que sufres… Debes salir de ahí, pero no quieres porque te duele tomar esa decisión…

¿Por qué seguir sufriendo? ¿Es que nos gusta el dolor? ¿Lo disfrutamos? ¿O es que simple y llanamente somos tercos?

Hay veces que no entiendo por qué somos así, pero, por alguna razón, actuamos de esa manera… Supongo que debemos tomar la decisión de salir de esa situación con la rapidez con la que nos quitamos una curita… “Mientras más rápido menos dolor sentimos, ¿o no?

En este caso… Mientra más rápido, mejor… ¿LOL?

Anuncios