Si estuviera muriendo mis últimas palabras serían: “Perdón por desepcionarlos…”, ni más ni menos…

¿Nunca has planeado algo desde pequeño y cuando creces las cosas no resultan ser como lo planeaste, sino lo contrario?

Esa es mi vida… Todo lo que planié cuando pequeño no ha sucedido, para nada… Todo lo que soñé no forma parte de mi realidad, sino que, al parecer, permanecerá como un sueño por el resto de mi vida…

¿Es acaso una cruel broma del destino, de Dios?

No, todo es mi culpa… Sin embargo, ya he caído por última vez, pero siento que no tengo las fuerzas para levantarme, me he dado por vencido…

¿Dónde buscar fuerzas si nada más te apoya 1 persona de las 1000 que conoces?

No sé… Quizás me dirían que busque dentro de mí, que ahí hallaré la fuerza necesaria para combatir las adversidades…

¿Qué pasa si las encuentro pero no tengo la fuerza de voluntad para utilizarla en lo que debo, sino que en cosas insignificantes?

Vuelvo a caer… A veces siento que necesito una mano amiga, que me dirija por ese oscuro túnel y me ayude a buscar la luz… Pero no la encuentro…

…Mis últimas palabras… No las cambiaría…

Anuncios