Con lágrimas en sus ojos me dijo: “Preocúpate por graduarte”, en silencio observaba el camino, reflexivo.. Por mi mente pasaban cientos de pensamientos, la mayoría sobre la pereza que me ocasiona pelear, otros, sobre el hecho de que yo no tenía la razón.

Quizás, cuando hablo sobre ese tema nunca tengo la razón, siempre son un montón de excusas baratas…

En su voz se notaba la ira que su preocupación por mí le causaba… “Quizás yo no esté en lo correcto; ya tengo que cambiar…!”

“…en mierda!”… Gasto todo mi tiempo en mierda… Debo organizarme, ¿o no? Todos los genios del mundo tuvieron tiempo para todo, ¿por qué yo no lo tengo? Porque no me organizo…

Debo organizarme… Pensar en mi futuro y parar de enfocarme en lo presente, en lo que no tiene significado… Debo enfocarme en mí…

Anuncios